Hogar

trucos para limpiar la casa en 15 minutos

Hola que tal, que placer saludarte. Te gustaría estar en el porcentaje de mujeres que limpian su casa rápidamente y de manera eficiente.

Déjame compartir contigo algunos consejos para que lo puedas lograr!

 

Establece tus prioridades

Si vas a limpiar en solo 15 minutos, lo mejor será que antes de empezar establezcas tus prioridades. Echa un vistazo a la casa y haz una lista de los sitios que requieren sí o sí limpieza y orden. Y luego dedica tus 15 minutos al lugar que esté primero en tu lista.

 

Organiza

Leva un cubo con todos los productos y artículos de limpieza necesarios a la habitación que decidiste limpiar, y empieza por ordenar todo lo que esté desordenado y te impida desarrollar tu tarea con eficiencia y rapidez.

 

Limpia

Ahora que ya todo está organizado y tienes todo lo que necesitas a mano para limpiar, ¡limpia la habitación en la menor cantidad de tiempo posible! El objetivo es lograr hacerlo en 15 minutos o menos.

Sigue con el siguiente sitio en la lista

Al día siguiente, repite el mismo procedimiento con el siguiente sitio de tu hogar en la lista de prioridades. Si empiezas el lunes con esta rutina de limpiar en solo 15 minutos cada una de las habitaciones según el orden de prioridades, cuando llegue el fin de semana la casa estará limpia y no tendrás que limpiar.

Repite el paso 1 todos los lunes, de manera que puedas ajustar tu rutina de limpieza de acuerdo a las prioridades. Si recibiste amigos el fin de semana quizás la sala y la cocina sean los sitios donde se necesite más limpieza, mientras que si fuiste a la playa el fin de semana quizás debas enfocarte en limpiar más el baño lleno de arena y en lavar la ropa.

Como puedes ver, se trata de un método de limpieza  sencillo que casi no sentirás durante la semana, y que te permitirá disfrutar de más tiempo libre el fin de semana.

 

APLICACIÓN:

 

Dijo el apóstol Juan en una oportunidad “Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado” (Juan 15:3)

Cuando no permitimos que la Palabra de Dios haga una limpieza total en nosotros, luego nos llenamos de las polillas del egoísmo, de las telas de araña de mágoas y odios, de las manchas de vanidad y del polvo constante de todo tipo de pecado.

La palabra de Dios nos limpia y, al mismo tiempo, nos alimenta. Cuando nos dejamos purificar por las enseñanzas del Señor, nos tornamos más blancos que la nieve y mostramos el brillo de la presencia de Cristo en cada paso dado. El nombre de Jesús es exaltado y somos fortalecidos por la alegría de Su corazón.

Productora del programa radial Siempre Amigas del Ministerio Internacional de Radio La Biblia Dice...®