Reflexiones

¿Cómo estás?

Hola cómo estás? que gusto acompañarte en esta nueva jornada. ¡Cuántas cosas podríamos escribir cuando una persona le pregunta a otra…¿cómo estás?…!Hoy queremos ensenarte una reflexión al respecto

Como estas? Infinidad de respuestas obtendríamos de estas dos simples palabras…

– no muy bien…
-con mucho trabajo…
-con unas luchas interminables…
-para qué contarte… problemas, problemas y más problemas

¿Seguimos? No se asusten de estas respuestas ¿eh? Muchas veces, nosotras las decimos.

– ¿ Cómo voy a estar?… ¡como siempre!
– Ni te imaginas, mil cosas pasaron de la última vez que te vi.
– ¡En la lucha…!
– Mmm …¡como Dios quiere!

¿Así nos quiere Dios?… sigamos

– ¡Ni me hables!
– Salió todo mal.

Por ahí… alguna persona contesta…

– Bien, y … sí… bien (como con timidez, avergonzado o avergonzada)
– Tenía todo… ya no me queda nada.
– ¡Desesperado!

Siempre mirando lo que le falta al vaso… y no cuánto tiene…

Otra persona dice…

– Un poco mejor que antes (nunca un… ¡muy bien!)

Entonces encontramos a alguien que nos responde, con calma. Con una pequeña sonrisa en sus labios, con suavidad en su voz… y dice en tono natural

– «Tengo paz»

Simplemente «tengo paz» y con esa pasividad que por dentro … exaspera a quien los escucha. En estos tiempos alguien así, tranquilamente dice: ¿«tengo paz»?… Se produce un gran silencio.

¡Claro, como para que no se produzca! Una única respuesta también de dos palabras como fue la pregunta inicial, y como con naturalidad después de escuchar tantas otras respuestas y las tantas que no escribí… escuchar… «tengo paz»…suena bien, ¿no?

Suenan a dos palabras completas. Tener de… obtener, de adquirir y… paz… suena como… angelical, como celestial… y suena bien. Y nos hace pensar…¡Qué interesantes palabras en medio de tanta confusión! Palabras que llegan a tocar el alma. Palabras que todo ser humano quiere… no que quisiera, sino que… quiere experimentar. Palabras que llenan la mente. Palabras que confortan a los oídos. «Palabras que no necesitan de más palabras». Sólo esas dos: «tengo paz».

APLICACIÓN:

Dijo en una ocasión el profeta Isaías: «Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera, porque en ti ha confiado».

Productora del programa radial Siempre Amigas del Ministerio Internacional de Radio La Biblia Dice...®